Supervivencia Empresarial En Epoca Coronavirus

Supervivencia Empresarial en Época de Coronavirus

 

Tanto en la vida, como en los negocios, quien se adapta es quien evoluciona y, por tanto, es quien termina por sobrevivir. Es una ley irrefutable y más que vigente hoy, que sorteamos la peor crisis del mundo moderno: una crisis sanitaria que ha impactado fuertemente en la economía y que ha puesto en riesgo a cientos de miles de negocios, el coronavirus. 

 

Imagen de Whole Foods Market
En tiempos de crisis, las empresas deben adaptarse al contexto para que pueda sobrevivir.

 

Las medidas de cuarentena y de cese forzoso de actividades en diferentes países, ha transformado por completo la realidad que vivíamos hace apenas unos meses. Empresas cerradas, negocios intentando desesperadamente mantenerse a flote y despidos masivos, son ahora el panorama que, según los ojos que lo miren, puede resultar desalentador. Aunque en algunos casos resulta imposible hacerle frente a esta contingencia, este clima de incertidumbre y caos es también el clima perfecto para que desde allí, nazca la innovación y el ingenio aplicado a adaptarse a un nuevo status quo.

 

Imagen de Whole Foods Market
La innovación y el ingenio deben ser las características principales para la adaptación de los negocios en tiempos de crisis.

 

Tres lecciones que demuestran la necesidad de adaptación de los negocios para sobrevivir a las consecuencias del Coronavirus

 

1. Modelos de negocio en época de Coronavirus: transformación digital

El sector del comercio, uno de los sectores que ha sufrido más fuertemente las consecuencias económicas de las medidas de cuarentena adoptadas en las ciudades por el coronavirus, se ha visto obligado a reforzar, y en ocasiones a implementar desde cero, modelos virtuales para mantenerse en pie.

El mundo digital ha posibilitado que aún los usuarios, confinados en sus casas, puedan encargar todo tipo de producto a sus puertas; pero el aumento de la demanda y la necesidad de tener medidas sanitarias mayores para el reparto de encargos, ha puesto a prueba su capacidad de innovación y adaptación. Sus esfuerzos se han concentrado en desarrollar y pulir una red logística que, cuando pase la contingencia, servirá para que este sector vuelva con fuerza a ampliar sus posibilidades en otros canales.

 

Imagen de Whole Foods Market
Para que puedan ampliar sus posibilidades, las empresas deberán mejorar su red logística demostrando su capacidad de innovación.

 

Empresas que hasta antes de la emergencia habían permanecido temerosas al cambio, han tenido que transformar por completo la manera de pensar su negocio para permanecer vigentes: gimnasios con sesiones virtuales, universidades con salones de clases convertidos en videollamadas que luego los estudiantes pueden volver a consultar, programas de televisión o radio cambiando su formato a cámaras de computador o móvil, hacen pensar que tal vez, lo que dábamos por sentado, no tenía por qué ser necesariamente de esa forma.

 

Muchas personas lo habían entendido muchísimo antes de esta crisis: YouTube está lleno de canales en los que puedes aprender a ejercitarte, que te enseñan casi cualquier cosa y con creadores de contenido de entretenimiento para audiencias de millones de personas desde el sillón de sus salas. Tal vez, la crisis ha sido lo mejor que les pudo pasar a las empresas tradicionales, que descubrieron que, efectivamente, había otra forma más interesante de hacer las cosas en digital. Una gran lección que aprender para cuando todo pase.

 

2. Marketing digital en época de Coronavirus: aportar, no vender

Esta emergencia causada por la propagación del Covid-19, ha cambiado de manera inesperada nuestros hábitos como consumidores. Las redes sociales han aumentado su actividad, algunas hasta en un 70%, proveniente de computadores y teléfonos conectados permanentemente en Internet, buscando información o entretenimiento. Parece el escenario ideal para hacer marketing digital: un gran pico de tráfico y millones de personas con su atención más puesta en los contenidos; pero la realidad es totalmente opuesta.

 

Imagen de Whole Foods Market
Aunque debido a la contingencia las personas han utilizado más las redes sociales, gracias a la cantidad de información, las marcas deberán esforzarsen para llamar la atención de sus audiencias.

 

Paradójicamente, aunque las condiciones técnicas estén dadas, el sentimiento y la predisposición del consumidor se ha ido a privilegiar lo básico, la conexión entre personas: un terreno en donde los mensajes estimulantes que invitan a consumir, no tienen la suficiente cabida. El dolor de cabeza de las marcas actualmente es decidirse entre hablar en relación con la pandemia, vender directamente, promocionar como si no hubiese pasado nada o parar por un tiempo. La respuesta dependerá de factores tan diversos como la distribución de presupuestos destinados a mercadeo, pero se resume en una frase simple: si no tienes nada que aportar, no lo hagas.

 

Duro, pero claro. Marcas que se han arriesgado, han sido dura y lógicamente tachadas de oportunistas y sus consumidores, con todo el tiempo libre para opinar, han tomado acción para boicotear a estas empresas y jurarse (al menos, de momento) que no volverán a consumirlas o apoyarlas. Un error que saldrá carísimo en términos reputacionales y de valor de marca. 

 

Imagen de Whole Foods Market
Más allá de vender, las marcas deberán realizar un aporte a sus clientes en tiempos de crisis.

 

Sin embargo, y para mostrar el otro lado de la moneda, las marcas que se han olvidado por un momento de que son empresas que venden, que han recordado que están compuestas de personas y que han aportado “desinteresadamente” a mejorar de alguna u otra manera la situación (fábricas de licores produciendo alcohol, empresas de confecciones creando tapabocas, empresas de alimentos donando toneladas del mismo a poblaciones vulnerables), han demostrado que la mejor manera de mantenerse vigentes, es volviéndose uno más con su público, quitándose momentáneamente esa investidura, muchas veces artificiosa y desentendida de marca, para llevar de la mejor manera esta crisis que es de todos. 

 

3. Economía en época de Coronavirus: está bien pedir ayuda

La solidaridad ha sido clave para sobrellevar esta contingencia provocada por el coronavirus, bien sea de personas ayudándose entre sí, como de personas a marcas. Iniciativas ciudadanas y de sectores de la industria, han buscado en la solidaridad de los clientes fieles, regulares o futuros de los pequeños o medianos negocios, el apoyo necesario para sobrevivir a sus costos fijos y mantener la mayor cantidad de puestos de trabajo que sean posibles.

 

Imagen de Whole Foods Market
Las empresas piden ayuda a sus clientes fieles para sobrellevar la contingencia por el Covid-19.

 

En Colombia, destacan dos iniciativas que han sabido utilizar los canales digitales para convocar a la solidaridad de las personas y salvar a pequeñas empresas a través de la compra de bonos anticipados que los usuarios podrán redimir después de la crisis. Así, los comercios garantizan un flujo de caja que les permita cumplir con sus obligaciones de nómina, arriendos y servicios, mientras dure la situación de aislamiento preventivo.

 

Colectivo Épico, nace de la unión de emprendedores y empresarios que han convocado a más de 200 marcas locales de vestuario, accesorios y cosméticos de pequeño y mediano tamaño, que han generado más de 500 bonos para la venta, en un proyecto que sigue sumando donantes con la promesa de construir país, aún en los momentos más difíciles. 

 

Proyecto Sunrise, es una iniciativa ciudadana bajo este mismo modelo de bonos anticipados, que ha sumado a más de 700 restaurantes, cafés, bares y otros establecimientos, y que en su primera semana ya ha salvado a un negocio del que dependen 3 familias; además de sumar más de 50’000.000 de pesos gracias a más de 600 donantes, demostrando, como ellos dicen, que la solidaridad es más contagiosa que un virus.

 

Esta petición de ayuda es también una manera muy efectiva de asegurar la supervivencia de los negocios, valiéndose de la conexión emocional que hayan podido lograr con sus consumidores antes de la crisis. Un aprendizaje garantizado para los comercios que sabrán que se deben a sus clientes y por tanto, deben cuidarlos como se merecen al prestar un servicio o vender un producto.

 

Trabajo en época de Coronavirus: virtualidad y aprendizaje

 

La cuarentena y el confinamiento obligatorio, ha abierto la posibilidad al teletrabajo que muchos empresarios le temen y para el que, definitivamente, no todos estuvieron preparados.

SM Digital, como muchas otras agencias, ha implementado el teletrabajo, un modelo que no es nuevo para nosotros y que hemos usado en diferentes ocasiones durante estos 17 años. Aunque coordinar un equipo grande representa un desafío, el compromiso con el trabajo y la consecución de los objetivos de nuestros clientes, nos mantienen en un ritmo que no para y que sirve como oportunidad para potenciar nuestras capacidades a través de procesos virtuales de aprendizaje.

 


SM Digital se unió a la responsabilidad de quedarse en casa y hacer teletrabajo utilizando diferentes herramientas para dar el 110%.

 

Durante esta contingencia, hemos aprovechado, además, algunas plataformas y herramientas gratuitas o que han liberado sus precios momentáneamente, para mantenernos actualizados. Un trabajo de capacitación que hemos realizado durante años y que se mantiene independientemente de las circunstancias.

 

Algunas herramientas y plataformas útiles para mantenerte capacitado durante la cuarentena:

 

  • Google Activate: ideal para aprender fundamentos básicos e intermedios de marketing digital, especialmente para empresas. Ofrece cursos y certificaciones gratuitas.
  • Facebook Blueprint: es el principal hub de contenido especializado para marketeros, agencias y marcas para entender el ecosistema de contenidos y pauta en Facebook e Instagram. Ofrece cursos gratuitos y certificaciones de pago.
  • Crehana y Doméstika: ambas plataformas de aprendizaje virtual, liberan semanalmente una serie de cursos bastante útiles y de diferentes niveles para perfiles creativos, financieros, administrativos y estratégicos, enfocados monetizar y trabajar con herramientas digitales. Ambas plataformas ofrecen cursos gratuitos y certificaciones de pago.

 

Por:

SM Digital